Tres prestigiosos centros universitarios a nivel mundial: ETHZ, MIT y Stanford

En Culturacy analizamos tres prestigiosos centros universitarios a nivel mundial que destacan por el empleo de las últimas herramientas tecnológicas y pedagógicas: el ETHZ suizo, y los estadounidenses MIT de Boston y Stanford de San Francisco.

 

Universidades-Swiss-Federal-Institute-of-Technology

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Swiss Federal Institute of Technology, Suiza, Europa.

Este instituto está considerado uno de los más prestigiosos a nivel mundial, estando a la altura de Oxford. Para ver la magnitud de esta afirmación sólo tenemos que saber que entre sus graduados hay 21 ganadores del Premio Nobel y que en este instituo cur´so sus estudios Albert Einstein.
Los alumnos quedan inmersos en entornos de trabajo reales desde el primer momento. Aunque el primer año está basado en el aprendizaje de física y química o matemáticas, ya en el segundo comienza a especializarse. Es fácil ver entre las herramientas una tableta Nexus, teléfonos iOs o Android, e incluso una Nintendo DS.

Una de sus apuestas más novedosas es la eliminación de exámenes escritos, que ahora pasan a ser prácticas reales en proyectos concretos. También conviene destacar el modelo de estudios totalmente adaptable a cada alumno en función de sus intereses, contrariamente a como sucede en España donde el modelo viene impuesto desde el Ministerio de Educación, aquí la decisión la toma el director de sección. Conviene destacar también la integración del alumno en el ámbito profesional; tanto la EPFL como la EPFZ forman ingenieros en la medida que empresas tecnológicas demandan realmente, con lo cual se integran en sus sistemas de producción desde el primer día.

Otra característica en su sistema de enseñanza son los “Cursos Online Masivos Abiertos”, MOOC (“Massive Online Open Courses”), mediante los cuales el alumno tiene la posibilidad de preparar su propia materia, así como repetir los ejercicios propuestos tantas veces como sea necesario, disponiendo además de libertad absoluta ya que no tiene que estar atado a estrictos horarios de laboratorio de la facultad. Decir que cada alumno debe disponer de un portátil y en caso de no tenerlo el instituto la facilita uno. Se busca que el alumno disponga de los espacios y la infraestructura las 24 horas al día, como bien puede verse en el Rolex Learning Center, donde se conjugan biblioteca central, cafetería, e incluso sofás para el descanso en la zona “lounge”. Las clases teóricas quedan reducidas a un total del 30% de los créditos necesarios, y las tutorías están asistidas en su mayoría mediante foros en línea.

Pero este ambiente aparentemente tan agradable y moderno tiene una exigencia básica: los alumnos no pueden repetir curso y si repites estás en la calle; esto asegura que sólo quedarán los mejores y más motivados. Su modelo se basa en la calidad, no en llenar cuotas impuestas desde un Ministerio o desde el propio organismo facultativo. A estas alturas el lector estará pensando en el coste de dichos estudios, tranquilos el alumno casi no paga nada por su matrícula. Quizás este modelo explique que la tasa de desempleo de un ingeniero de la EPFL no llegue al 1%. Sin duda alguna es un modelo que al menos en algunos aspectos deberíamos tomar como referencia.

 

Universidades-MIT

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Massachusetts Institute of Technology (MIT), Boston, EE.UU

En la Universidad de Boston encontramos el MIT, con edificios creados por Frank Gehry, robots que caminan en por las aulas y por consiguiente un ejemplo de unificación entre enseñanza y tecnología de la mano de un sistema que estudia precisamente eso, cómo afecta la tecnología en el proceso de enseñanza y cómo deben los profesores adaptarse a este sistema.

Estadísticamente 9 de cada 10 alumnos usan el correo electrónico para comunicarse con sus profesores, el 98% leen libros electrónicos y 7 de cada 10 toman apuntas con el ordenador, así pues las clases presenciales pierden preferencia frente a las clases “online”. Con esta premisa el MIT se alió con la Universidad de Harvard para desarrollar el proyecto EdX de clases online que ha sido bastante polémico. Mediante este proyecto se pretenden resolver dos cuestiones: por un lado el cambio para adaptarse a aulas digitales y popr otro extendiéndose mediante la apertura de puertas a cualquiera a través de internet. De esta manera la responsabilidad de aprender recae directamente sobre el alumno, buscando una implicación real de éste tanto a la hora de recoger y elaborar información certera fácilmente accesible, así como diseñando su propio currículo.

 

Universidades-Stanford

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Stanford, San Francisco, EE.UU

En la Universidad de Boston encontramos el MIT, con edificios creados por Frank Gehry, robots que caminan en por las aulas y por consiguiente un ejemplo de unificación entre enseñanza y tecnología de la mano de un sistema que estudia precisamente eso, cómo afecta la tecnología en el proceso de enseñanza y cómo deben los profesores adaptarse a este sistema.

Estadísticamente 9 de cada 10 alumnos usan el correo electrónico para comunicarse con sus profesores, el 98% leen libros electrónicos y 7 de cada 10 toman apuntas con el ordenador, así pues las clases presenciales pierden preferencia frente a las clases “online”. Con esta premisa el MIT se alió con la Universidad de Harvard para desarrollar el proyecto EdX de clases online que ha sido bastante polémico. Mediante este proyecto se pretenden resolver dos cuestiones: por un lado el cambio para adaptarse a aulas digitales y popr otro extendiéndose mediante la apertura de puertas a cualquiera a través de internet. De esta manera la responsabilidad de aprender recae directamente sobre el alumno, buscando una implicación real de éste tanto a la hora de recoger y elaborar información certera fácilmente accesible, así como diseñando su propio currículo.